X
DEFENSA DEL CONSUMIDOR Y LEALTAD COMERCIAL

Día de la Madre

Ellas saben cómo defender a sus hijos y nosotros a los consumidores

- Pensá, compará y leé siempre antes de firmar. Recordá que podés volver luego.

- Leé e informate previamente sobre las condiciones y beneficios de las promociones y ofertas. Consultá vigencia, detalles, restricciones y requisitos.

- Pedí siempre el ticket o la factura legal para poder realizar reclamos posteriores, en caso de ser necesario. Asegurate que figure el nombre del negocio y sus datos, así como también el detalle de lo que comprás y pagás.

- Exijí el cumplimiento y respeto de lo que te ofrece la publicidad.

- Prestá atención a los precios de contado y financiación ofrecida. Y en caso de tratarse de alguna promoción, verificá que se te hayan aplicado los correspondientes descuentos o beneficios en la tarjeta de crédito.

- Recordá que no deben cobrarte recargo si pagás con tarjeta de débito. El valor exhibido del producto debe ser indistinto si se abona de ese modo o al contado.

- Si comprás por internet, correo o teléfono tenés 10 días para cancelar la compra sin costo alguno. Deben reembolsarte el dinero y no un monto en crédito para usar en otro producto. Guardá todo el empaque y notificá al vendedor en forma fehaciente -en lo posible por escrito-, dejándote una constancia clara de ello.

- Recordá que los productos nuevos cuentan con una garantía mínima de 6 meses, sin perjuicio de las garantías del fabricante la cual que puede ser mayor.

- Verificá que en la entrada del local o junto a la caja, se acredite la correspondiente habilitación municipal, control sanitario e higiene periódica.

- Elegí preferentemente comercios habilitados. Los productos comprados en los puestos ambulantes o negocios no habilitados no cuentan con garantía, pueden significar un riesgo para la salud, y su procedencia podría ser dudosa (robos, hurtos o adulteraciones de marcas).

- Mirá siempre la información de la etiqueta que te entreguen y asegúrate que el producto se encuentre correctamente cerrado y sellado al momento de entregártelo.

- Revisá siempre la fecha de vencimiento o elaboración -que viene impresa en las etiquetas-, antes de consumir un alimento envasado.