X
CALEFACCIONATE SEGURO

Los accidentes con calefactores y/o estufas ocurren, en general, a causa de errores en el uso, falta de información y descuidos.

Por eso es importante que a la hora de calefaccionar el ambiente en el que te encontrás, tengas en cuenta ciertos cuidados según el tipo de artefacto que uses:

Eléctrica

No expulsa monóxido de carbono pero presenta otros peligros tales como cortocircuitos y/o incendios.
Consejos preventivos: verificá tu red eléctrica - asegúrate que los enchufes soporten la potencia de la estufa o aire acondicionado - evitá el uso de alargues ya que pueden derretirse y causar cortos - colocá siempre los alargues en sitios seguros, nunca sobre objetos desde donde puedan caer y causar incendios.

A leña

Son muy cálidas y pueden resultarte económicas; pero si no las controlás bien de cerca mientras permanecen encendidas, podrían provocar un incendio o causarte síntomas propios de una intoxicación por la combustión de la leña.
Consejo preventivo: controlalas bien de cerca mientras permanecen encendidas.

Parafina

Debido a su alto nivel de contaminación, sólo te recomendamos que las uses en espacios amplios, de ser muy necesaria.

Consejo preventivo: utilizalas solo en espacios grandes.

A gas

Puede ser peligrosa para vos y tu familia, a tal punto de causar un incendio si no tenés en cuenta las medidas de seguridad necesarias.
Consejos preventivos: usalas solo en lugares bien ventilados – no las mantengas prendidas demasiado tiempo - verificá que la llama de los artefactos sea siempre azul, silenciosa y estable. Si su tonalidad es anaranjada, significa que funcionan en forma defectuosa - asegurate que la llave de paso de la cocina se encuentre a un lado del artefacto y al alcance de la mano, a fin de poder cerrar la salida de gas de manera ágil - recordá que no está permitido el uso de caños corrugados para la ventilación de los artefactos de combustión, ya que evacúan un 30 por ciento menos que el caño liso - evitá el uso de hornallas y hornos de la cocina para calefaccionar el ambiente.

Mirá El monóxido de carbono puede ser mortal
 

Posibles causas de intoxicación o incendio

- Fugas de gas.
- Cortocircuitos y sobrecargas de tensión. Instalaciones eléctricas no preparadas para resistir la demanda, debido a su antigüedad o falta de mantenimiento.
- Disfunción de los artefactos.
- Mala manipulación de los artefactos.
- Descuidos.

Cómo actuar ante un incendio o intoxicación

  • Evacuá a las personas y/o mascotas.
  • Llamá a la ambulancia o a los bomberos.
  • Apagá los artefactos, sin ponerte en riesgo.
  • Cerrá las llaves de paso o desconectá la térmica.
  • Al tratarse de un escape de gas, abrí puertas y ventanas; y, de ser posible, apagá la fuente emisora.

 

CONSEJOS PARA EVITAR INTOXICACIONES O INCENDIOS

  • Revisá con regularidad los calefactores y estufas, las instalaciones eléctricas y de gas.
  • Evitá que las estufas permanezcan demasiado tiempo encendidas.
  • Alejá las estufas o cualquier aparato que emane calor de cortinas, muebles, materiales inflamables y líquidos.
  • No sobrecargues los circuitos eléctricos porque puede favorecer los incendios.
  • No coloques nada encima de los artefactos. Pueden recalentar y prenderse fuego
  • Ventilá los ambientes donde haya estufas a gas para evitar que el monóxido de carbono resulte tóxico.
  • Verificá que la llama de las estufas a gas sea azul, silenciosa y estable.
  • Controlá que los conductos de gas no estén obstruidos ni desconectados.
  • Mantené limpias las chimeneas de las estufas a leña, para evitar que el hollín pegado en sus paredes pueda prenderse fuego.
  • No duermas ni dejes tu casa sola con las estufas encendidas.
  • Apagá la estufa y ventilá el lugar de inmediato ante el más mínimo olor, molestia o ardor de ojos, mareos o dificultades para respirar.
  • Adquirí calefactores de calidad, con sellos y obleas de homologación de la autoridad competente. Y lee siempre con atención las instrucciones de uso y consideraciones generales en la etiqueta o manual provisto por el fabricante junto.
  • Mantené a los niños alejados de las estufas, para evitar que se quemen.
  • No enciendas las luces ni uses fósforos o encendedores en caso de que sientas olor a gas; y cerrá inmediatamente las llaves de paso.
  • No calefacciones el ambiente con el horno o las hornallas de las cocina.
  • No instales el calefón en el baño.
  • Observá que no hayan manchas negras en las paredes donde hayan artefactos.
  • Ahorrá calefaccionando solo los ambientes ocupados, redujendo infiltraciones de aire, y usando ropa abrigada en el interior del ambiente.


INTOXICACIONES POR MONÓXIDO DE CARBONO

El monóxido de carbono (CO) es un gas altamente tóxico producido por una mala combustión de cualquiera de las sustancias susceptibles de ser quemadas para generar calor, tales como carbón, madera, querosén, alcohol o gas.

Generalmente se produce porque las instalaciones se encuentran en mal estado, la ventilación es insuficiente o porque los artefactos están ubicados en lugares inadecuados.

También se puede presentar por la alta exposición a gases de escape del automotor o por inhalación de humo durante un incendio.

La mayoría de los casos pueden prevenirse y evitarse, tan solo implementando conductas sencillas y responsables.

Ingesta de monóxido de carbono:

1. Ingresa al cuerpo a través de la respiración
2. Llega a los pulmones
3. Se incorpora a la hemoglobina del glóbulo rojo, presente en la circulación sanguínea
4. Desplaza al oxígeno, generando carboxihemoglobina.
5. Afecta al cerebro, con síntomas tales como mareos, náuseas y vómitos,
6. Afecta al corazón, incrementando el riesgo de arritmias cardíacas, infarto de miocardio y fallecimiento.

Síntomas:

- Dolores de cabeza
- Nauseas
- Vómitos
- Infartos
- Insomnios
- Desmayos
- Muerte

Tipos de intoxicaciones: 

- Adquirida en la vivienda diaria.

- Adquirida en la vivienda eventual (de vacaciones o de fin de semana).

- Adquirida en el automóvil.

° También los incendios dentro o fuera del hogar son otra fuente importante de emanación de monóxido de carbono, también llamado 'gas asesino'.

Formas clínicas de intoxicación por Monóxido de Carbono (CO):

-Sobreaguda: Los síntomas están ausentes. La persona muere en pocos minutos debido a la alta concentración de CO en el ambiente (1500 ppm -parte por millón- o más).

-Aguda: Los síntomas son cefalea, náuseas, vómitos, calambres, convulsiones, infarto de miocardio, y/o daño hepático. La concentración de CO en el ambiente es menor a 1400 ppm.

-Subaguda: Los síntomas son cefaleas, mareos, vómitos, alteración digestiva e irritabilidad, los que progresan a cuadros clínicos más complejos, dificultando al médico el diagnóstico de ésta intoxicación y llevando al paciente a que tenga secuelas en el tiempo. La persona está expuesta al CO durante varios días y a menores concentraciones.

-Crónica: El síntoma cardinal es la cefalea crónica que no mejora con analgésicos, trastornos de conducta, síndrome parkinsoniano, pérdida de estabilidad (síndrome cerebeloso) cansancio, insomnio, calambres generalizados, vértigo, temblores, pérdida del olfato, disminución de la agudeza visual, alteración en la visión de los colores, y cuadros psiquiátricos, lo que hace que a las intoxicaciones crónicas se las conozca con el nombre de 'una enfermedad simuladora', que hace mucho más difícil llegar a un diagnóstico correcto. La persona está expuesta al CO durante meses o años a pequeñas concentraciones, siempre mayores a 50 ppm. Ya que el nivel de tolerancia en un ambiente debe ser menor a 50 ppm.

Datos interesantes sobre el monóxido de carbono

- Cada año se registran en Argentina alrededor de 200 muertes por intoxicación con monóxido de carbono.

- La falta de aire en el ambiente podría significar que hay monóxido de carbono en el ambiente.

- El monóxido de carbono es altamente peligroso porque no es detectable a través de los sentidos: carece de olor, sabor y color; tampoco irrita los ojos ni la nariz.

- A los problemas de visión o de audición, olvidos, síntomas parkinsonianos o trastornos psiquiátrico ocasionados por la ingesta de monóxido de carbono se les llamaba  'la locura de las cocineras' porque eran muy frecuentes en las mujeres que pasaban largas horas cocinando en las cocinas económicas a leña durante los años 1800.

- Las mujeres embarazadas deben estar muy alerta a la exposición al monóxido de carbono ya que el feto capta entre 10 y 15 veces más que ellas. Esto se debe a que su hemoglobina fetal es inmadura y más hábil para captar el monóxido de carbono, lo cual hace que necesite aproximadamente 5 veces más tiempo de tratamiento con oxígeno, una vez que la mamá esté asintomática. Esto permite a los médicos estar seguros de que el feto eliminó todo el CO.
 

NÚMEROS DE EMERGENCIA:

Línea gratuita de seguridad: 0800 999 1234 opción 1. Las 24 hs.
Policía de la provincia de Buenos Aires: 911.
SAME: 107 / 4287 9276 / 4355 1327 / 4355 0313.
Bomberos voluntarios: 4255-2022.
Defensa Civil: 103.
Guardia Comunal: 4274-4134.

 

  • aumentar
  • reducir